Como sabemos nuestras articulaciones son las estructuras que unen dos o más de nuestros huesos, la inflamación de ellas tiene diversas causas, algunas afectan directamente a nuestro tejido conectivo, algunas se relacionan con enfermedades autoinmunes debido a la alteración de nuestro sistema inmunológico y en general la inflamación sería una de las razones que sobresale y si recordamos esta tiene una relación directa con nuestros alimentos. 

La importancia de las vitaminas y minerales se ve en este momento ya que las vitaminas como la C son precursoras de la producción de colágeno, junto con los minerales como el zinc y el magnesio siendo este último parte de las membranas en la estructura ósea, ya que estos también tienen relación con la disminución de la inflamación. 

Las frutas ácidas como la naranja, toronja, la guayaba, kiwi, arándanos aparte de ser una gran fuente de vitamina C, nos aportan inmensas cantidades de antioxidantes los cuales contribuyen a la lucha contra los radicales libres mismos que se relacionan con la oxidación y la inflamación. 

 

 

La quinoa además de aportarnos todos los aminoácidos esenciales es un pseudocereal que es rico en magnesio. 

Dentro de las especias sabemos que las que son una triada antibiótica son la cebolla, el ajo y la curcuma, esta última idealmente con aceite de coco y pizca de pimienta negra para potenciar su absorción, podemos cocinar nuestros alimentos con este conjunto y además de brindarnos salud digestiva, obtendremos un potente desinflamatorio generando una función sin dolor de nuestras articulaciones. 

 

Leave a Comment