La Farmacia en la Cocina

La Farmacia en la Cocina

Los textos clásicos ayurvédicos establecen que todas las sustancias que se encuentran en la naturaleza tienen valor medicinal cuando se usan de una manera adecuada. El propósito de estos remedios, no es suprimir los efectos de la enfermedad, como generalmente sucede en la medicina occidental sino tratar de armonizar nuevamente los factores desequilibrados del cuerpo, para eliminar la causa de la enfermedad.

 

AJO: Contiene aceite, es aromático, caliente amargo y picante. Es bueno para la digestión y la absorción. Es un buen rejuvenecedor. También es antirreumático y se puede usar para la tos o congestión.

ALFALFA: Su sabor es astringente y ligeramente amargo. Tiene propiedades antiinflamatorias. Es muy efectiva para limpiar toxinas del intestino grueso. La alfalfa es un analgésico natural y se puede usar para curar algunas enfermedades como la ciática. También se puede tomar antes de acostarse para casos de artritis, reumatismo, colitis, úlcera y anemia.

ASAFÉTIDA: Sustancia aromática, es un extracto de la resina de un árbol y es un estimulante natural. Alivia espasmos, es expectorante y laxante. Una pizca de asafétida cocinada con lentejas o frijoles ayuda a la digestión, enciende agni, remueve toxinas y alivia el dolor.

 

CANELA: Es aromática, estimulante y con propiedades antisépticas y refrescantes. De sabor ligeramente picante y astringente, su acción sobre el cuerpo es caliente. Refresca, fortifica y da energía al cuerpo.

CARDAMOMO: Aromático, estimulante y refrescante. Es ligeramente astringente, dulce y un poco picante. Sólo debe usarse en pequeñas cantidades, rociandolo sobre las verduras o en té. Nos ayuda a encender el fuego digestivo; refresca la mente y es un estimulante cardiaco fortalece el corazón y los pulmones, alivia los gases, el dolor, abre la respiración y refresca el aliento.

CEBOLLA: Irritante, fuerte, picante y aromática. Es de acción caliente cuando se ingiere. Contiene amonio, es irritante para los ojos y causa lagrimeo y flujo nasal. La cebolla estimula los sentidos en caso de mareo o desmayo.

 

CLAVO: Es caliente, picante, aceitoso y agudo, por lo que agrava pitta. Los clavos ayudan a controlar la vata y kapha. Los clavos pueden usarse en polvo sobre las verduras y frutas. También se toman en forma de té. El clavo es un analgésico natural. Los clavos aliviarán la tos, la congestión, los resfriados y los problemas de sinusitis.

COMINO: Esta especia aromática es ligeramente amarga y picante. Ayuda a la digestión y mejora el sabor de la comida. También ayuda a la secreción de jugos gástricos. El polvo de comino tostado se usa para desórdenes intestinales como diarrea y disentería. Para tales enfermedades se pone una pizca de polvo de comino en joco con ghee. El comino alivia el dolor y los calambres de abdomen. Es muy efectivo para desórdenes de pitta y kapha.

CURCUMA: Esta raíz aromática es estimulante y tiene muchos efectos benéficos. Es amarga, ligeramente picante y un buen purificador de la piel; ayuda a la digestión y alivia la congestión. Calma las enfermedades respiratorias como la tos y el asma. Es anti-artrítica y actúa como germicida natural. La cúrcuma se puede añadir a alimentos proteínicos para ayudar en su digestión y prevenir la formación de gases. Se usa para mantener la flora del intestino grueso, para aliviar la inflamación de las anginas y la congestión de la garganta. La cúrcuma también tiene propiedades antiinflamatorias. En caso de abrasiones, moretones o hinchazones traumáticas, se puede aplicar localmente una pasta de cúrcuma. Para el tratamiento de la diabetes, la cúrcuma también es útil. Su consumo ayuda a que el nivel de azúcar en la sangre vuelva a su nivel normal.